kiss-of-death

Cuando la gente reencarna en la Tierra, se le asigna un periodo determinado de vida física, antes de que pueda regresar al mundo divino. Si la persona muere antes de tiempo (por suicidio, accidente, asesinato, etc.) tiene que permanecer dentro de la atracción de la Tierra y su atmosfera en su parte sutil conocida como el Kama-loka, hasta el último momento de lo que habría sido la duración natural de sus vidas.

Lo que les sucede durante ese periodo depende mucho del motivo de su muerte prematura y de si es una persona buena o mala.

am_140326_gun_suicide_silhouette_800x600

Muerte por suicidio

Corren grave peligro de ser atraídos a las sesiones espiritistas porque pagan muy caro tales visitas.

« Es un pecado y una crueldad revivir su memoria e intensificar su sufrimiento al darles una oportunidad de vivir una vida artificial; una oportunidad para sobrecargar su karma, tentándolos con las puertas abiertas que les ofrecen los médiums y sensitivos, ya que tendrán que pagar completamente por cada uno de esos placeres. Trataré de explicarme.

Los suicidas que esperando locamente escapar de la vida, se hallan aún vivos [a nivel sutil], tienen suficiente sufrimiento en reserva para ellos proveniente de esa misma vida. Su castigo está en la intensidad de esta última [la reserva de sufrimiento que siguen experimentando en el Más Allá]. El acto arrebatado les ha hecho perder su séptimo y sexto principios [su parte divina atma-buddhi], aunque no para siempre, ya que pueden recobrarlos.

[Desafortunadamente] en vez de aceptar su castigo y aceptar sus oportunidades de redención, frecuentemente se les hace que lamenten la vida tentándolos para recobrar su disfrute  a través de medios pecaminosos. En Kama-Loka, la región de los deseos intensos, ellos pueden satisfacer sus anhelos terrenales solo a través de un substituto vivo; y al hacer esto, a la expiración del término natural [de lo que habría sido su vida en la tierra], ellos pierden generalmente para siempre su monada. »  (Carta Mahatma 16, p109)

La monada es su parte divina atma-buddhi, volviéndose seres desalmados destinados a la aniquilación. Aunque con un sincero arrepentimiento pueden recuperarla, pero tendrán que trabajar mucho para contrarrestar el enorme karma negativo que se añadieron por sus malas acciones en Kama-Loka.

361501-nde

Muerte prematura involuntaria

Contrario al suicidio, la víctima no se separa de su parte divina y para evitar que caigan en las tentaciones del Kama-loka, los hacen caer en un sueño, con excepción de “aquellos accidentados que mueren llenos de alguna pasión terrestre absorbente” (CM 24B, p189)

El Maestro no precisa que entiende por “pasión terrestre absorbente”. Pienso que se trata de la gente muy viciosa o depravada, porque en otra carta dice:

« Ellos son los Pisachas [demonios en la india], los Incubos y Sucubos de la época medieval [espíritus malignos con apariencia de hombres y mujeres que según la tradición, seducían y vampirizaban durante el sueño]. Demonios sedientos de gula, lujuria, … maldad y crueldad intensificadas; que provocan a sus víctimas a cometer [sus vicios y] horrendos crímenes, por los cuales ¡se deleitan y se divierten! » (CM 16, p110)

Mi hipótesis es que esos individuos están tan intoxicados con esas bajas vibraciones, que no pueden permanecer dormidos en Kama-loka. Como el adicto a la nicotina que se despierta en plena noche para fumar. En los casos generales:

« Los muy malos e impuros sufren todas las torturas de una horrible pesadilla. La mayoría que no son ni muy buenos, ni muy malos [simplemente duermen]. » (CM 21, p136)

« En casos de Egos buenos e inocentes, estos últimos gravitan irresistiblemente hacia el sexto y séptimo principios [su parte divina atma-buddhi], y así dormitan rodeados de sueños felices o bien duermen un profundo sueño sin sueños hasta que suene la hora [cuando entran a su estado de gestación].

Con un poco de reflexión y un ojo puesto en la eterna justicia e idoneidad de las cosas, verás el por qué de esto. La víctima, ya sea buena o mala es irresponsable de su muerte, incluso si su muerte se debió a alguna acción en una vida previa o en un nacimiento antecedente; fue en pocas palabras, un acto de la Ley de retribución [Karma], sin embargo no fue un resultado directo de un acto deliberadamente cometido por el Ego personal en esa vida durante la cual le ocurrió que lo mataran.

Si se le hubiese permitido vivir más largo tiempo, podía haber expiado sus pecados precedentes de manera mucho más eficaz; e incluso ahora, habiendo hecho que el Ego pague la deuda de su creador (el Ego precedente) [Como dijo Jesús: “Quien mata por la espada, morirá por la espada”, pero no necesariamente en la misma reencarnación] está libre de los golpes de la justicia retributiva.

Los Dhyani Chohanes [Las Inteligencias Divinas encargadas de la supervisión de la Creación], que no intervienen en la guía del Ego humano viviente, protegen a la victima indefensa cuando es violentamente forzada fuera de su elemento [el mundo físico], en uno nuevo [el Kama-Loka], antes de que sea madura y esté preparada y lista para él. » (CM 20, p131).

sape

Pena de muerte

La teosofía se opone a la pena de muerte porque explica que los criminales desencarnados se convierten en sombras que vagan en Kama-loka. Llenos de odio van a influenciar a personas débiles y predispuestas a cometer crímenes.

Como vimos arriba, cuando la crueldad se vuelve una perversión enfermiza, el individuo no se duerme en el Kama-loka. También hay que considerar que muchos de los individuos que cometen crímenes espantosos son seres que ya perdieron en esta vida o en una vida anterior su parte divina.

Las personas que por exceso de maldad, depravación o vicio, terminan separándose de su monada (atma-buddhi). Esta no soportando más la vibración baja de la personalidad. El problema es que el impulso de vida usualmente es aún demasiado grande para que la entidad restante se desintegre de una sola vez en el Kama-Loka. Es así que el desalmado va a seguir reencarnando, cada vez en un ser mas abyecto (aunque por fuera sea humano) hasta que el impulso de vida se agote.

descarga (1)

Muerte por enfermedad

El Maestro Kuthumi dice:

« En cuanto a los que fueron “derribados por el cólera, o la plaga, o el paludismo”, no hubiesen sucumbido si no hubiesen tenido en ellos mismos por nacimiento, los gérmenes para el desarrollo de tales enfermedades. » (CM 20C, p133)

Lo que dejaría entender que ya estaba previsto o al menos condicionado que la persona muriera de esa enfermedad.

Los Maestros mencionaron brevemente las reglas generales, pero también precisaron que toda regla tiene sus excepciones.

Así por ejemplo, los infantes no tienen esa espera, sino que prosiguen de inmediato a otro nacimiento humano, tan pronto como muere el cuerpo del bebé. Ellos no han acumulado fuerza para Devachan*; solo tienen en ellos el impulso para nacer, y este, habiendo sido frustrado por la muerte, continúa la búsqueda inmediata de otro cuerpo hasta que encuentra un cuerpo con suficiente vitalidad que le permita al alma proseguir con su peregrinaje entre los hombres.

(William Judge, Ecos del Oriente II, p342)

 * es el “paraíso” a donde van las almas entre dos reencarnaciones.
descarga

Casos particulares

Mucha gente mala muere prematuramente porque la Ley de Compasión los retira del mundo físico antes de lo que habría sido la duración normal de su vida para que no se sigan generando karma negativo. (Lo detalloen karma puede acortar una vida por compasión)