wallpapers-ghostly-moon-wallpaper

Este noviembre la Luna se acercará a la Tierra mucho más de lo habitual, un evento que no se repetía desde enero de 1948 y que supondrá que veamos el astro mucho más grande de lo que se acostumbra. Este fenómeno tendrá lugar en las vísperas del 14 de noviembre y podremos ver la luna un 14% más grande y 30 % más luminosa que una media luna corriente.

¿A qué se debe este fenómeno? Pues bien, el origen de esta rareza se explica gracias a la órbita elíptica de la luna. Nuestro satélite se encontrará muy cerca del punto de su órbita más cercano a la Tierra, 48.280 km más cerca que cuando se encuentra en el punto más lejano, llamado apogeo.

De esta forma, nuestro satélite está mucho más cerca de la Tierra que habitualmente y recibe luz solar directamente que reflecta y hace que se vea más brillante y más grande en nuestro cielo. Esto se conoce como Superluna, o más técnicamente, Luna de perigeo.

No obstante, las superlunas son relativamente frecuentes. La última tuvo lugar el pasado 16 de octubre y después de la gran superluna de este 14 de noviembre, tendremos otra el próximo 14 de diciembre. Pero la atención recae en la de noviembre ya que se completará en aproximadamente dos horas, lo que alimentará la sensación de verla con mayor tamaño.

“La luna llena del 14 de noviembre no es sólo la luna llena más cercana de 2016, sino también la luna llena más cercana hasta la fecha en el siglo XXI”, asegura la NASA en un comunicado de prensa. “La luna llena no volverá a estar tan cerca de la Tierra hasta el 25 de noviembre de 2034”.

Para ver la superluna, al igual que otro evento astronómico, es aconsejable desplazarse a un lugar agradable y oscuro alejado de las grandes ciudades y luces. Se podrá apreciar durante toda la noche, pero se espera que se alcance el pico de su fase completa en la mañana del 14 de noviembre a las 13.52 horas en España.

Atmósfera Limpia

Para un espectador en Madrid la Luna saldrá a las 18 horas y 24 minutos. Hay escenarios más apropiados. Conviene que la atmósfera sea limpia y seca y conviene situarse de manera que en el horizonte, por donde vaya a asomar la Luna, se recorten las siluetas de árboles o edificios. Estas referencias servirán para que el cerebro estime espontáneamente el tamaño de las cosas. Es un escenario perfecto para que una ilusión óptica se sume al espectáculo.

En efecto, cerca del horizonte la gran bola de la Luna parece mucho mayor que horas más tarde, cuando flota allá arriba sola, colgada en el firmamento. Para convencerse de ello, basta tomar dos fotografías de la Luna (o del Sol), una pegada al horizonte, otra en lo más alto, y comprobar luego que los diámetros son idénticos en ambos casos.

Por el mismo precio, durante el amanecer de la luna, ésta se verá de color rojizo ya que, estando cerca del horizonte, su luz viaja un trecho más largo a través de la atmósfera antes de alcanzar nuestra retina. El aire absorbe entonces las longitudes de onda más cortas en beneficio de la luz roja o anaranjada. Faltan pocas horas para acomodarse en algún buen lugar de un buen desierto con una buena palmera en el horizonte y con un buen vaso de vino en la mano para disfrutar de unos buenos segundos de gloria cósmica. Si algo sale mal siempre podemos intentarlo de nuevo en el 2034.

Ritual de poder en la noche de superluna de noviembre 2016

El 14 de Noviembre, la luna se encontrará muy cerca del punto de su órbita más cercano a la Tierra, lo que la convierte en una Superluna que a su vez se encontrara en el signo de Tauro, tornándose propicia para realizar rituales de poder que nos lleve a un sano bienestar tanto para sí mismo como para el entorno. El bienestar significa, sentirse bien,  sano y productivo.

La noche del 14 de Noviembre a partir de las 8:00 pm, podrás hacer este sencillo y efectivo ritual.

Materiales:

Una rama de ruda

Una cucharada de sal marina

Un recipiente de madera

Una vela naranja

Un pedazo de tela color amarillo o dorado

Procedimiento:

Coloca en el recipiente de madera, la cucharada de sal marina, sobre ella añade la rama de ruda picada en trocitos, bendiciendo ambos materiales.  Déjalo en un sitio al aire libre o donde llegue el influjo de la Luna, al lado enciende una vela de color naranja. Si no consigues este color, puedes pintar una vela blanca con pintura al frio de color naranja.

Al encender la vela di lo siguiente:

“Bajo esta luna llena de poder,

Enciendo mi luz y muestro mi ofrenda fiel,

Para obtener el poder del bienestar, de amor,

De paz, buena salud y calidad de vida, el

Cual siempre ha estado en mi y hoy lo

Manifiesto al calor de la Luna Llena.

Yo soy Vida abundante y feliz. Así es

Y así será por siempre.”

Observa las formas que te aparecen en la vela, son señales sutiles. Dejas consumir la vela. A la mañana siguiente haz un saquito o bolsita de 6 x 6 cms con la tela amarilla o dorada y mete dentro de ella, la preparación de sal y ruda. Da gracias por el trabajo que hará por ti y tu entorno. Llévala durante todo lo que resta del año y observa lo que sucederá.