maxresdefault (1)

La radiestesia, o también denominada rabdomancia, es una actividad pseudocientífica que se basa en la afirmación de los impulsos eléctricos, electromagnéticos, magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor, pueden ser captados y, en ocasiones, siendo manejados por una persona por medio de artilugios sencillos mantenidos en suspensión inestable como un péndulo, varillas o una horquilla.

La palabra radiestesia proviene del latín y del griego, es un neologismo construido a partir de dos términos, : el latino radium: ‘radiación’ y el griego aesthesia: ‘percepción por los sentidos’ o ‘capacidad de sentir’, esta práctica viene usándose desde hace más de 4.500 años y se usaba normalmente para la búsqueda de agua, minerales y otros metales valioso como el oro, hoy en día sigue usándose para muchas otras cosas, como lo son el medir las energías de un lugar, animal u objeto, preguntar cuando necesitas orientación, detectar enfermedades, encontrar algo o a alguien…etc.

Hasta 1890 compitieron el péndulo y las varillas como instrumentos para la detección de radiaciones, pero, a partir de ese año, como resultado de la experimentación con numerosos pacientes, el rector de la Universidad de Saltzburgo instituyó oficialmente el uso del péndulo como instrumento de diagnóstico médico; desde entonces se redujo el empleo de las varillas

En 1933 la Academia de Medicina de París organizó en Avignon un congreso al que se invitaron a todos los profesionales que venían investigando y trabajando con la rabdomancia, su finalidad era que cada cual aportara la información que permitiera entregar al mundo científico una herramienta certera para la aplicación de la rabdomancia. Con el reciente descubrimiento de las radiaciones, en aquel congreso se expuso que toda forma de vida (humana, animal, vegetal o mineral) así como cualquier cosa creada por el hombre, contiene vibraciones en correspondencia con una gama de colores, sonidos y un amplio espectro electromagnético, por lo que la vibración es una expresión de la vida en sus diferentes niveles y grados de densidad. Fue un asistente, el abate Alexis Bouly quien propuso ante los congresistas cambiar la denominación de rabdomancia por la de radiestesia, lo cual fue unánimamente aprobado. Este abate fundó la Sociedad de Amigos de la Radiestesia.

A las personas que se encargan de practicar la radiestesia se les denomina zahoríes, también llamados radiestesistas o radomantes, estos individuos tienen la capacidad de detectar la existencia de flujos mágneticos o líneas ley a cualquier profundidad y distancia. Normalmente el practicante utiliza una varilla vegetal o metálica o un péndulo, que sirve de guía o estímulo para llegar al lugar indicado, pero también hay quienes no usan ningún objeto y se guían solamente con su cuerpo, ya que éste está capacitado para percibir radiaciones provenientes de varias fuentes de energía.

Contáctanos vía e-mail o RRSS.