Características que te ayudarán a diferenciar a un brujo de verdad de uno falso:

En primer lugar, un brujo de verdad nunca te va a intentar vender sus productos o servicios como si fuera cualquier otro comercial, son los clientes los que deben buscarlo y pedirlo no al revés, una cosa es publicar tus servicios, recomendar algo o poner en conocimiento del público tus dones y otra muy distinta, ir acosando a la gente para que te hagan una consulta, te compren un amuleto o te pidan un trabajo de magia.

Otra cosa que nos caracteriza mucho es que solemos ser bastante reservados, nosotros podemos ayudarte y guiarte pero nunca vamos a revelarte todos nuestros secretos, sólo entre compañeros podemos hablar libremente de estos temas y a veces ni si quiera entre brujos se pueden revelar ciertas cosas, somos bastante cuidadosos con nuestros conocimientos y no los exponemos fácilmente ante cualquier individuo.

Cuando vayas a consultar nunca vas a encontrar a un vidente, brujo o hechicero real que te pregunte o te intente sonsacar información porque los que somos de verdad no necesitamos más que ver a la persona o tener algún dato de ella para poderle decir todo lo que necesite saber, si la persona a la que vas a consultar comienza haciéndote preguntas, no es clara y te dice las cosas a medias o te da predicciones que pueden servir prácticamente para cualquiera y son muy genéricas, no te fíes, un brujo real siempre va a ser claro, específico y no va a tener ningún problema en demostrarte sus dones.

Es muy extraño encontrar productos o servicios esotéricos de calidad a unos precios asequibles o bajos, para empezar, los materiales que solemos usar para rituales, amuletos, hechizos y otros, no son baratos, ya que vienen preparados específicamente para nuestro cometido y en algunas ocasiones es tan complicado encontrar lo que necesitamos que tenemos que prepararlo todo nosotras mismas y al final acaba saliendo mas costoso y nos da mas trabajo, no vas a encontrar nunca un producto esotérico que sirva, en un chino o una tienda que no sea específicamente para esto, porque todo se debe preparar previamente antes de usarlo y no puede tener malas energías ni estar mal ritualizado.

Un hechicero de verdad siempre será claro desde el primer momento, no te va a decir un precio y después te va a ir pidiendo mas dinero o diciéndote que hay que hacer mas cosas, porque desde la primera consulta ya uno sabe lo que va a tener que hacer o los trabajos que se van a tener que llevar a cabo, por lo tanto, si te hacen este tipo de cosas no confíes, tampoco es lógico que acudas a uno de nosotros y sin hacerte una consulta o revisión previa, te diga que tienes que hacer este o aquel trabajo y te empiece a dar precios, esto es una mentira y una estafa. Uno no puede saber que hechizo o trabajo necesita la otra persona si no se ha hecho antes un estudio de como están las energías en esa persona y su entorno.

Cada brujo tiene sus propios precios y su forma de hacer las cosas, no todos trabajamos igual ni tenemos las mismas enseñanzas aunque podamos compartir algunas de ellas, siempre tienes que tener en cuenta que cada uno somos un mundo y tenemos dones distintos, no hay dos brujos iguales, por lo general no solemos llevar encima mucha parafernalia, si tenemos amuletos y cosas para protegernos pero no necesitamos parecer un árbol de navidad o tener el sitio donde trabajamos lleno de santos y de imágenes de este tipo.

Un hechicero o brujo de verdad conoce sus limitaciones y tiene en cuenta las leyes universales, sabe que todo lo malo que haga se le acaba devolviendo y viceversa, así que por lo general intentamos mantener un equilibrio y no nos quedamos mucho tiempo en ningún extremo.

Espero que esto os sirva y os pueda guiar en la dirección correcta a la hora de escoger o elegir a un profesional de verdad.