¿Cómo reconocer a un hechicero de verdad?

 

Características que te ayudarán a diferenciar a un brujo de verdad de uno falso:

En primer lugar, un brujo de verdad nunca te va a intentar vender sus productos o servicios como si fuera cualquier otro comercial, son los clientes los que deben buscarlo y pedirlo no al revés, una cosa es publicar tus servicios, recomendar algo o poner en conocimiento del público tus dones y otra muy distinta, ir acosando a la gente para que te hagan una consulta, te compren un amuleto o te pidan un trabajo de magia.

Otra cosa que nos caracteriza mucho es que solemos ser bastante reservados, nosotros podemos ayudarte y guiarte pero nunca vamos a revelarte todos nuestros secretos, sólo entre compañeros podemos hablar libremente de estos temas y a veces ni si quiera entre brujos se pueden revelar ciertas cosas, somos bastante cuidadosos con nuestros conocimientos y no los exponemos fácilmente ante cualquier individuo.

Cuando vayas a consultar nunca vas a encontrar a un vidente, brujo o hechicero real que te pregunte o te intente sonsacar información porque los que somos de verdad no necesitamos más que ver a la persona o tener algún dato de ella para poderle decir todo lo que necesite saber, si la persona a la que vas a consultar comienza haciéndote preguntas, no es clara y te dice las cosas a medias o te da predicciones que pueden servir prácticamente para cualquiera y son muy genéricas, no te fíes, un brujo real siempre va a ser claro, específico y no va a tener ningún problema en demostrarte sus dones.

Es muy extraño encontrar productos o servicios esotéricos de calidad a unos precios asequibles o bajos, para empezar, los materiales que solemos usar para rituales, amuletos, hechizos y otros, no son baratos, ya que vienen preparados específicamente para nuestro cometido y en algunas ocasiones es tan complicado encontrar lo que necesitamos que tenemos que prepararlo todo nosotras mismas y al final acaba saliendo mas costoso y nos da mas trabajo, no vas a encontrar nunca un producto esotérico que sirva, en un chino o una tienda que no sea específicamente para esto, porque todo se debe preparar previamente antes de usarlo y no puede tener malas energías ni estar mal ritualizado.

Un hechicero de verdad siempre será claro desde el primer momento, no te va a decir un precio y después te va a ir pidiendo mas dinero o diciéndote que hay que hacer mas cosas, porque desde la primera consulta ya uno sabe lo que va a tener que hacer o los trabajos que se van a tener que llevar a cabo, por lo tanto, si te hacen este tipo de cosas no confíes, tampoco es lógico que acudas a uno de nosotros y sin hacerte una consulta o revisión previa, te diga que tienes que hacer este o aquel trabajo y te empiece a dar precios, esto es una mentira y una estafa. Uno no puede saber que hechizo o trabajo necesita la otra persona si no se ha hecho antes un estudio de como están las energías en esa persona y su entorno.

Cada brujo tiene sus propios precios y su forma de hacer las cosas, no todos trabajamos igual ni tenemos las mismas enseñanzas aunque podamos compartir algunas de ellas, siempre tienes que tener en cuenta que cada uno somos un mundo y tenemos dones distintos, no hay dos brujos iguales, por lo general no solemos llevar encima mucha parafernalia, si tenemos amuletos y cosas para protegernos pero no necesitamos parecer un árbol de navidad o tener el sitio donde trabajamos lleno de santos y de imágenes de este tipo.

Un hechicero o brujo de verdad conoce sus limitaciones y tiene en cuenta las leyes universales, sabe que todo lo malo que haga se le acaba devolviendo y viceversa, así que por lo general intentamos mantener un equilibrio y no nos quedamos mucho tiempo en ningún extremo.

Espero que esto os sirva y os pueda guiar en la dirección correcta a la hora de escoger o elegir a un profesional de verdad.

 

 

Cuidado con los artículos y productos esotéricos que compramos en algunas tiendas

varios-amuletos-y-talismanes-colocados-en-unas-piedras-619x346

Hoy me gustaría hablaros de un tema que, muchos pasarán por alto a la hora de adquirir o comprar ciertos artículos de esoterismo que se supone tienen la función de hacernos algún bien o aportarnos una gran variedad de beneficios, dependiendo del tipo de amuleto, talismán o vela que usemos y de su función.

Ayer mismo me ocurrió algo que tiene que ver con todo esto, me pareció curioso y creo que sería productivo comentarle al resto. Lo que pasó es que me acerque por la mañana con un amigo a hacer unas cosas por un pueblo que hay aquí cerca y pasamos por delante de una tienda de esoterismo, entramos a ver que tenían y había bastante variedad de productos. Me llevé unas velas y un par de piedras que necesitaba y al salir de la tienda, nos fijamos en unos budas que tenían en el escaparate de cristal bastante bonitos, que servían  (según decía en el cartel) para atraer la buena fortuna y el dinero.

A mi amigo le gustaron bastante pero no llevábamos suficiente dinero encima para comprarlo, así que nos fuimos y dijo que volvería a por el otro día, esa misma tarde apareció, no sólo con su buda si no que me había comprado otro a mi, venía envuelto en una especie de plástico y una funda. Al cogerlo y empezar a desenvolverlo enseguida noté algo extraño en esa figura, estaba cargada de una energía muy oscura, como si lo hubieran hecho a propósito para que, en lugar de hacer la función que te prometen, haga todo lo contrario. Total que tuve que limpiarlo y quitarle toda esa mala energía y ritualizarlo yo de nuevo, para que sirviera para atraer cosas buenas y no todo lo contrario, esto una persona que no tiene la sensibilidad que puedo tener yo o tienen ciertas personas, lo coge y lo deja en su casa sin darse cuenta de lo que han comprado realmente.

Esto no es la primera vez que me pasa, otro día fui a comprar una vela que se suponía era para abrir caminos y noté la misma mala energía o peor que en este caso, por lo tanto esa vela no me serviría para nada bueno y habría sido mejor hacerla yo misma en mi casa. Ese es el primer inconveniente, el segundo que había tirado un dinero que me habría servido para otra cosa y el tercero y más importante, si lo hubiera usado no solo no me habría abierto los caminos si no que hubiera empeorado mi situación.

Por desgracia hay muchas personas que se dedican a hacerle daño a otros, y no solo de forma personal si no también vendiendo artículos que están cargados con malas energías y son de todo menos lo que dicen ser, el propósito de quien lo ha hecho es de todo menos bueno. Mi recomendación es, siempre que se pueda y se tenga a alguien que sepa reconocer ciertas energías, que nos mire lo que hayamos comprado para saber si es de fiar y sirve realmente para lo que te han prometido, una persona que tenga estas capacidades no necesitará tocar o tener cerca el objeto, con verlo en una imagen le serviría.

Espero que les sea útil esta información y que lo tengan en cuenta antes de confiarse con ciertos amuletos o productos.

Meditación

La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio o para reconocer mentalmente un contenido, otras veces es usado para encontrar la paz y la armonía en uno mismo, dejando la mente en blanco y sin pensar en nada que pueda perturbar nuestra tranquilidad.

El término meditación refiere a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida (qi, ki, prana, etc.) y desarrollar compasión, amor, paciencia, generosidad y perdón. Una forma particularmente ambiciosa de meditación tiene como fin conseguir sostener la concentración en un punto sin esfuerzo, enfocado a habilitar en su practicante un estado de bienestar en cualquier actividad de la vida.

La meditación toma diferentes significados en diferentes contextos; ésta se ha practicado desde la antigüedad como un componente de numerosas religiones y creencias , pero la meditación no constituye una religión en sí misma. La meditación normalmente implica un esfuerzo interno para autoregular la mente de alguna forma.

Normalmente se usa para concentrar la mente y aliviar determinadas condiciones de salud o psicológicas, tales como la presión alta, depresión, y ansiedad. Puede hacerse sentado/a, o de una forma activa, por ejemplo, los monjes budistas practican la atención en todas sus actividades del día a día como una forma de entrenamiento mental. Esta práctica tiene como fin último lograr un estado de paz total a través del control de los pensamientos y las emociones. Algunos tipos de meditación permiten el uso de rosarios u otros objetos rituales para recordar o seguir algún aspecto del entrenamiento.

Desde el punto de vista de la psicología y la fisiología, la meditación puede inducir un estado alterado de conciencia.
Tales estados tienen una correspondencia neurofisiológica que se puede medir. A día de hoy, existen muchos tipos de meditación practicados en la cultura occidental. La respiración consciente, relajación muscular progresiva, y de misericordia se han encontrado beneficiosas en términos cognitivos tales como la relajación. Con entrenamiento en la meditación, la ruminación depresiva puede rebajarse y se puede lograr una mayor paz mental. Diferentes técnicas han demostrado funcionar mejor para personas diferentes.

Aquí les dejo un ejercicio de meditación para conectar con la fuente original:

El-reiki-a-distancia