Los Tulpas-Entidades creadas por el poder de la mente

1656

Dentro del budismo tibetano, un tulpa es un “vajrayāna”, término que designa a “una entidad espiritual creada por el pensamiento”. Walter Evans, antropólogo pionero en el estudio del budismo tibetano, occidentalizó el término en 1954, describiendo al tulpa como una “forma mental”. Según dice Evans en El Libro Tibetano de la Gran Liberación, el tulpa se crea a través de la visualización clara, intensa y sostenida de un objeto o entidad; a esto, añade que mentes cultivadas en la meditación, como los yoguis o los lamas tibetanos, son capaces de crear y deshacer tulpas a voluntad.

Creación de tulpas

En términos generales

En general, para crear un tulpa se requiere de una mente disciplinada y entrenada, así como de ciertos procedimientos (como rituales) que alimenten la energía necesaria para su plasmación. En la tradición oriental, no se precisa de médiums ni de oscuridad, y los tulpas pueden crearse en sesiones efectuadas en pleno día.

Casi siempre los tulpas serán proyecciones mentales de corta vida, que se deteriorarán tras poco tiempo de haberse creado; sin embargo, a veces pueden llegar a tener suficiente energía como para ser visibles a otras personas además de su creador. Inclusive, en los casos más extremos, el tulpa puede cobrar una relativa independencia, tendiendo siempre a degenerarse, a corromperse negativamente en su esencia, deviniendo así en una entidad maligna; por fortuna, todo tulpa requiere que crean en él para subsistir, de modo que desaparecerá si dejan de creer en él.

De lo anterior, se infiere que el poder de un tulpa depende de varios factores: cuánta gente cree en su existencia, con qué frecuencia e intensidad es visualizado, qué tan poderosas son las mentes de quienes lo alimentan, etc…

Hasta aquí parecería tarea fácil eliminar un tulpa que ha cobrado independencia, pero los expertos señalan que es muy complicado, sobre todo si ya ha habido gente que lo ha visto y ha creído en su existencia.

De las proyecciones mentales al tulpa

Los psíquicos suelen emplear las proyecciones mentales para imprimir imágenes en determinados espacios, para inducir complejos mentales-emocionales, o para influir en el desarrollo de los hechos a través de la visualización. Para que se entienda mejor, imaginemos estos casos: 1) Se tiene un lugar cargado de energía negativa, dentro del cual ha habido torturas y violaciones: para mejorar la energía del lugar, el psíquico (o cualquiera con una mente potente) visualizará (lo que visualiza es la proyección mental) ángeles o gente feliz en ese lugar, o lo imaginará lleno de luz, por ejemplo. 2) Se tiene un lugar cargado de energía positiva, como un santuario religioso; ahora, y con fines maléficos, un psíquico satanista podría visualizar demonios y gente sufriendo en el lugar, con lo cual conseguiría afectar negativamente la energía del sitio.
Los anteriores son ejemplos claramente hipotéticos. Veamos ahora un caso real, citado por los expertos en el asunto. A saber, cuentan que, durante el proceso español de colonización y con fines de transformar una comunidad aborigen y su correspondiente templo pagano, misioneros jesuitas emplearon oraciones junto con visualizaciones, dentro de las cuales imaginaban que el templo aborigen se hacía iglesia y los indios oraban allí: sea por eso, sea por factores históricos, sea por ambas cosas, en poco tiempo las visualizaciones se cumplieron… Podría aquí permanecer escéptico el lector, por lo que habrá de señalarse que el ejemplo de los jesuitas sirve fundamentalmente como ejemplo paradigmático de “infiltración psiónica”: esto es, de un “uso directo de la influencia mental”, cosa comúnmente usada en el contexto de la guerra psíquica. Pero hay también otro concepto en juego: la precipitación; esto es, el proceso mediante el cual, una forma o complejo de formas mentales o astrales, se manifiestan en el plano físico conservando su naturaleza de forma y esencia.

Sí, lo anterior suena demasiado abstracto, pero el ejemplo de Sai Baba nos ayudará a entenderlo. Así, cuentan que, entre otras cosas, este gurú hizo aparecer un diamante en su mano, un diamante palpable… Según lo expuesto, el gurú primero habría visualizado el diamante, y luego se habría dado, con la mediación de partículas astrales, la precipitación de la forma mental, dando como resultado el diamante; el cual, al igual que otros objetos precipitados, se habría desvanecido después (de lo contrario, imaginen cuán multimillonarios serían los psíquicos capaces de hacer estas cosas). Naturalmente no estamos afirmando que esto sea cierto, pues la precipitación a ese nivel parece inverosímil, a más de que Sai Baba ha sido acusado de fraude con respecto a sus poderes precipitadores… El punto al que queremos llegar con todo esto, es la comprensión de los procesos que operan detrás de las progresivas concreciones del tulpa, cuando éstas se dan. La situación es como sigue: 1) el tulpa empieza como forma mental, 2) la forma mental se enlaza con partículas del plano astral (generalmente salidas del cuerpo astral del creador del tulpa) y el tulpa se manifiesta como forma astral; siendo ya, a este nivel, perceptible para gente con el “sexto sentido” algo desarrollado, 3) el tulpa, ya dotado de expresión astral, se enlaza con partículas del plano etérico (en este plano está el aura entendida como fenómeno electromagnético), y adquiere expresión en el plano etérico, convirtiéndose en una especie de fantasma observable para cualquiera.

brotherword-power-of-the-mind

Comprendida la mecánica de concretización progresiva antes expuesta; tenemos que, un caso muy interesante por su presencia en el marco del acoso psíquico, es cuando el sujeto crea un “falso doble etérico”. En casos como estos, es muy fácil recolectar la materia astral y etérica para el visualizador, ya que la forma visualizada es idéntica a sí mismo, y esto facilita la vinculación de sus cuerpos sútiles (astral y etérico, en este contexto) con la misma. Según dicen, se han efectuado ciertos experimentos que sugieren que el peso de los dobles etéricos falsos oscila entre los 3 y los 5 gramos… Es claro que solo una mente psíquicamente muy dotada puede crear algo así, pero un simple falso doble astral (astral, no etérico) sería más accesible para el visualizador promedio; y, tal como ha de intuir el lector, este tipo de entidades explicarían algunos extraños casos en que se afirma ver al “espíritu” de alguien vivo.

Por último, dentro de la tradición del Tantra, existe la creencia de que la transmutación de la energía sexual puede servir para crear tulpas. Se sugiere por ello, al practicante, que nunca “derrame su semen”, ya que de hacerlo estará “despilfarrando” o “malgastando” su energía sexual; mientras que, si la preserva, puede hacerla fluir desde los chakras inferiores hasta los chakras superiores, convirtiéndola en energía psíquica-espiritual, la cual es muy útil para dar fuerza al tulpa…

Ante un tulpa que se te ha salido de control

Instrucciones:

1. Elige un espacio tranquilo y preferentemente oscuro: allí, visualiza al tulpa y míralo actuar según la esencia que le atribuiste, tratando siempre de que tu visualización sea detallada, nítida, vívida.

2. Imagina un círculo blanco ante ti y visualiza dentro de éste al tulpa. Esto focalizará las energías posibilitadoras de la aparición.

3. A fin de reabsorberlo, imagina que lo vas pelando capa por capa, como una cebolla, y que la energía de cada capa vuelve a ti (imagínate hecho de luz para este fin), reintegrándose.

4. De ser necesario, repite el proceso anterior varias veces, hasta ver resultados.

5. Si has repetido el proceso varias veces, no ves resultados y estimas que ya debieron aparecer resultados, busca consejo de algún experto.

Consejos:

• Durante las sesiones, puedes visualizar al tulpa disolviéndose, y a su energía reintegrándose al universo.

• Si las visualizaciones no dan resultado, prueba un tiempo a ignorar al tulpa, a no creer en su existencia, si te es posible.

Advertencias:

• Si sabes que el tulpa ha cobrado cierto grado de autonomía, ten cuidado, porque podría estar drenando tu energía.

• Si tienes experiencias en que percibes al tulpa, antes que nada, anda a un psiquíatra a ver si padeces esquizofrenia o algún otro mal.

El tulpa de Alexandra David Néel

tulpa1

Alexandra David Néel fue una exploradora, escritora, periodista, orientalista y espiritualista franco-belga. En 1924, Alexandra viajó a Lhasa, capital del Tíbet, una ciudad vedada para los extranjeros en aquel entonces.

Estando en Lhasa con los monjes tibetanos (que la acogieron), Alexandra escuchó a cerca del tulpa e intentó crear uno, a través de un laborioso proceso que le costó meses de visualización y, según dicen, repetición de ritos místicos.

El tulpa que eligió crear era un monje pequeño, gordo, alegre y bonachón. Este monje imaginario fue visto (con los ojos físicos) por Alexandra en una sesión, y desde allí comenzó a seguirla, como una especie de mascota. Esta era la primera fase y en ella solo Alexandra podía ver al tulpa, pero las interacciones con éste fueron confiriéndole más energía, y posteriormente cuentan que algunos monjes lo vieron; pero lo peor vino después, cuando el tulpa comenzó a cambiar de aspecto, volviéndose delgado y adoptando rasgos faciales malévolos, junto con una sonrisa pícara y una mirada maligna. Entonces, Alexandra se sintió atemorizada, sobre todo después de que ciertos monjes le dijeron haber visto al tulpa maligno junto a ella…

En su libro Magic and Mystery in Tibet, Alexandra cuenta que le tardó seis meses disolver al tulpa; y años después, en un acontecimiento público en que la galardonaron, ella comentó su experiencia con el tulpa en estas palabras: “No hay nada extraño en el hecho que pueda haber creado mi propia alucinación. Lo interesante es que en estos casos de materialización, otras personas ven las formas de pensamientos creadas.”

El Grupo Owen y… ¿su tulpa?

Muchos parapsicólogos creen que un gran número de casos de fantasmas y poltergeist no son otra cosa más que productos mentales posibilitados por “energía psíquica de alta coherencia”: ese ere el caso de la Sociedad de Toronto para la Investigación Psíquica, dirigida por el Dr. A.R.G. Owen, quien a principios de los setenta organizó un experimento para probar si era posible “crear un fantasma”.

En su experimento, Owen reunió a 8 sujetos de distintas profesiones, y les encomendó la tarea de crear un personaje histórico ficticio. El personaje construido fue el aristócrata Philip Aylesford, un inglés del siglo XVII, que sufre por su frío matrimonio pero a la vez termina provocando indirectamente la muerte de su amante gitana, tras lo cual se suicida saltando desde una torre de su castillo. Todos estos detalles y otros más, junto a dibujos, relatos, conversaciones y descripciones, sirvieron para que el grupo adopte una imagen más vívida del personaje que serviría de tulpa.

Junto a los procedimientos enunciados antes, el grupo también, durante más de un año, realizó sesiones de visualización grupal. Nada daba resultado, y lo único conseguido era que algunos miembros afirmaban sentir una “fuerte presencia”.

Todo cambió cuando optaron por el método espiritista, usando velas, penumbra, una mesa redonda, y el típico proceso en el cual los participantes se toman las manos y realizan invocaciones. Poco tiempo después del cambio, en una sesión todos sintieron que alguien golpeaba la mesa, y entonces intentaron entablar comunicación con la entidad. Un golpe sería un sí, dos golpes serían un no: sorprendentemente, la entidad respondió, y todas sus respuestas concordaron con las descripciones sobre Philip Aylesford, ya que obviamente el grupo intentó ver si había funcionado la creación del tulpa, si ante ellos estaba su tulpa. También cuentan que se movió la mesa, que flotó inclusive; y, por último, dicen que el espíritu no sabía nada que no reflejase algo de Philip Aylesford y su mundo… Entonces, y pese a que el grupo concluyó que realmente habían creado un tulpa: ¿era eso un tulpa o un espíritu que había estado con ellos desde tiempo atrás (por eso sabía todo de Philip Aylesford) y ahora se entretenía engañándolos? Nunca se sabrá.

cropped-cropped-header1

Magia del Caos y los tulpas

La Magia del Caos es una escuela mágica moderna de carácter ecléctico y heterodoxo, en la que prima lo práctico sobre lo teórico y, sobre todo por esto, se permite la coexistencia de elementos de distintas tradiciones, siempre y cuando estos parezcan dar resultados. Dentro de la Magia del Caos, existe una jerarquía de formas mentales, y el tulpa participa en ella:

Primeramente está el sigilo, una representación simbólica de una entidad o de una realidad deseada por el mago (en este caso, el sigilo se crea con una técnica especial). Sobre el sigilo, el mago vierte emociones, deseos y pensamientos, invistiéndolo de energía y poder, haciendo que, tras el sigilo que es forma material visible, exista un sigilo que es constructo psíquico.

En segundo lugar está el Servitor, una entidad creada por visualización y meditación sobre un sigilo (correspondiente al Servitor que se deseaba). El Servitor carece de autonomía, es como un robot astral que sigue órdenes (por ejemplo, ir a la casa de tal o cual persona). La evolución del Servitor, el Egrégoro, tiene conciencia y autonomía parcial, y hay que vigilarla para que no se desvíe de la voluntad de su creador. Como se ve, el Servitor y el Egrégoro expresan distintas fases en la evolución del tulpa.

Por último está el Godform, una entidad autónoma creada por la fe de miles de personas. Este concepto es muy importante, porque explicaría por qué, en toda religión, hay gente que afirma haber tenido contacto con sus dioses o con su dios. El Godform, por ejemplo, permitiría que nosotros, occidentales, le creyésemos a un hindú que vio a Krishna, así de azul como aparece en las pinturas… O bien, en otro plano, nos dejaría postular la posible existencia de Slenderman o Pie Grande… Pero, y si recordamos que los tulpas también pueden crearse en pequeños grupos, veremos que el Godform, junto con el Servitor y el Egrégoro, no son sino distinciones conceptuales de las distintas fases de poder que estos pueden alcanzar: esto, al menos, en el marco de una relación entre la terminología de la Magia del Caos y la idea del tulpa.

Como reconocer una posesión

devil-s-due-release-2014-film-1

A lo largo de la historia diferentes culturas, civilizaciones y religiones hablan de espíritus desencarnados que invaden los cuerpos vivos de los seres humanos, controlando sus propios deseos de forma física. La actual Iglesia Católica es una de las instituciones que cree en la idea de la posesión demoníaca,  promoviendo en cierta medida, al tener sus propios equipos de investigación y especialistas en exorcismo. Pero también hay que decir que en el pasado la Iglesia (debido a la falta de conocimientos sobre la ciencia y las enfermedades mentales asociadas) han cometido ciertos errores a la hora de “exorcizar” a personas que sufrían enfermedades psiquiátricas. Un ejemplo de esto es que hace siglos atrás cualquier persona con el síndrome de Tourette u otras psicosis como la esquizofrenia se consideraban posesión demoníaca.  Con el avance de la ciencia en el área del análisis en el cerebro humano y el concepto de las enfermedades mentales la posesión ha quedado relevada a un segundo término. Asombrosamente, incluso la Iglesia ha llegado a aceptar ciertos descubrimientos sobre las enfermedades mentales, a pesar de que la Iglesia católica y la ciencia han tenido ciertos desacuerdos.

Pero la razón universal no la tiene tampoco la ciencia, y algunos casos van más allá de toda racionalidad. Con el avance de la ciencia se ha pasado de creer que todas las personas que tenían una rara enfermedad mental eran posesiones a desacreditar cualquier caso de posesión. Con el paso del tiempo, expertos afirman que las posesiones han cambiado radicalmente y en la actualidad las entidades demoníacas utilizan las posesiones para utilizan a sus víctimas en momentos puntuales para realizar una acción en concreto. Existen muchas personas que afirman haber perdido la noción del tiempo y no recordar nada después de haber hecho una acción de violencia no natural en ella. Esto es aparte de los actos cometidos por delincuentes o personas violentas por sí mismas. Recordemos que “el mayor logro del diablo es hacer creer que no existe”. Pero con el paso del tiempo muchas personas se preguntan: ¿Son reales las posesiones demoníacas y como se puede saber si una personas está poseída?

 

Las fases de la posesión

Según los expertos la posesión demoníaca consta de 5 niveles:

Manifestación

En esta etapa, una persona sin ningún tipo de intención invita a la entidad a entrar en su cuerpo. La entidad se siente atraído por el individuo de mente más débil o de baja autoestima. También existen casos en que la entidad accede a su víctima sin permiso alguno.

Infestación

En este nivel el demonio empezará a utilizar a su victima en lo que puede parecer típicos signos demoníacos inteligentes. La entidad puede presentarse como el espíritu de un ser querido o incluso de un ángel. Se gana la confianza de su víctima, por lo que la entidad puede influir en la persona y, finalmente, tomar el control total. Algunos signos de infestación demoníaca incluyen sombras o figuras extrañas que se mueven sin ninguna explicación, sonidos de pisadas o incluso líquidos que se filtran a través del suelo o las paredes.

Opresión

Cuando un individuo está bajo la opresión demoníaca la entidad comienza a afectar a la persona psicológicamente, físicamente y emocionalmente. El objetivo es hacer que la víctima renuncie a la lucha o a la voluntad de vivir y sobre todo a su alma, pudiendo conseguirla mediante el suicidio.

Posesión

Cuando una persona llega a este nivel se le llama posesión completa. El demonio o entidad ahora tiene el control sobre los pensamientos individuales de las emociones y de la conducta. Cuando la víctima está siendo poseída por lo general se escuchan extrañas voces amenazantes.

Destrucción de la victima

El único propósito de la posesión es la muerte del huésped. Cuanto más dolor y sufrimiento que la entidad pueda hacer, mejor.

 

Signos de posesión

A continuación se detallan unos signos que determinan si una persona está poseída por una entidad externa. En ningún caso se deben utilizar para el autodiagnóstico o el diagnóstico de una persona. Los puntos enumerados a continuación tienen el propósito de informar sobre los signos de las posesiones aportadas por testigos y diferentes informes relacionados con el tema.

  • Evidencias de auto mutilación.
  • La victima maldice cuando no es parte normal de su carácter.
  • Aversiones repentinos a los lugares y objetos religiosos, sobre todo al punto de destruirlos o incluso llegar a difamar a esos mismos lugares u objetos como cruces, cálices o iglesias.
  • La victima puede llegar a ser amenazante, abusiva o violenta sin motivo aparente. Sobre todo estas características son especialmente notables cuando la persona arremete o daña a los animales inocentes.
  • Un aumento repentino en las tendencias o deseos sexuales también pueden indicar la posesión demoníaca.
  • Tener un cambio en el paladar también puede ser un signo de que la víctima podría rechazar sus alimentos favoritos sin ningún tipo de explicación, detrás del cambio vinculado o incluso empezar a disfrutar de los alimentos que antes detestaba.
  • Durante la noche, cuando la mente está más vulnerable, la víctima en cuestión también puede sufrir de pesadillas o terrores extremos severos que no son normales para el individuo o están ocurriendo sobre una base consistente.
  • Perdidas frecuentes en su memoria o perdidas de grandes lapsos de tiempo en el mismo día, ya que este rasgo puede ser clave para identificar los momentos en que la entidad controla la forma física del ser humano.
  • La victima puede comenzar a hablar en lenguas que no conocía o incluso a hablar su lengua habitual con extraños acentos que no son su manera natural de hablar. Otros signos que están vinculados a la posesión son los cambios de voz o con tonos de frecuencia baja a alta incluso para un tipo gutural de gruñido. Otro cambio bastante extraño y desagradable en la voz de la víctima es cuando se puede escuchar múltiples voces que vienen del cuerpo físico durante un periodo de tiempo determinado.
  • El individuo puede parecer catatónico pasándose largos períodos de tiempo sin pestañear. Debido a que estos síntomas particulares también pueden indicar ciertas condiciones neurológicas, hay que tener en cuenta el historial clínico del individuo.
  • La forma física de una persona puede llegar a ser anormalmente rígida hasta el punto de que no pueden moverse o ser desplazadas incluso por más de una persona.
  • La persona también puede demostrar las diversas formas de conocimiento sobrenatural, como la precognición hablando de eventos futuros o la retrocognición donde tienen conocimientos de acontecimientos pasados sin que la víctima hubiera sabido.
  • Ya que se dice que los ojos son la ventana del alma, los cambios físicos pueden afectar a los ojos de la víctima en cuestión. El color de los ojos puede cambiar a diferentes colores de forma natural. Otra forma de los ojos puede ser una señal importante de la posesión cambiando del color normal del del ojo al negro oscuro.
  • Los movimientos inusuales del cuerpo de la víctima son también un punto importante a tener en cuenta. Puede parecer que se deslizan en lugar de caminar o incluso pueden retorcer su cuerpo de forma extraña y aparentemente imposible. La levitación es también un signo potencial que apunta fuertemente a la posesión demoníaca.

Existen otros puntos a tener en cuenta como los fenómenos poltergeist sumados a la actividad demoniaca, movimientos extraños de objetos, misteriosos ruidos o bajadas repentinas de la temperatura.

00029302-the-last-exorcism

La realidad de las posesiones

Como hemos comentado, la ciencia considera que diferentes enfermedades como la epilepsia, la esquizofrenia y la histeria son los síntomas claros de la posesión demoníaca  En muchos casos los extraños comportamientos son ocasionados por ciertas enfermedades pero en otros casos la ciencia no ha podido explicar el origen. Es muy sencillo para los médicos y científicos ver la posesión como meras supersticiones frutos de la imaginación colectiva. Para muchas personas el hecho de que la víctima hable diferentes idiomas con fluidez, tenga una fuerza sobrehumana, la capacidad de predecir eventos futuros y la capacidad de levitar a sí mismos u objetos son claras pruebas de la posesión. Cómo siempre tú decides.

Vampiros energéticos- Cómo identificarlos y protegerse de ellos

maxresdefault

Quienes lo ejercen tiene el poder, consciente o inconscientemente, de ocasionarles cansancio, inseguridad y desgano a sus víctimas. Cómo detectar a este tipo de gente nociva y mantenerse a salvo de su influencia negativa.

Como si fuera una aspiradora que barre con todo lo que encuentra en su camino. Así se comportan los vampiros energéticos. Se trata de gente que toma la energía de su entorno para su propio provecho. Algunos tienen esta capacidad y la usan a su voluntad. Identificarlos es sencillo. Por lo general son personas que sólo piensan en ellas mismas y se vinculan con los otros por conveniencia. Suelen acercarse a los demás para contarles sus problemas o pedirles ayuda. Se comportan como víctimas y tratan de provocar lástima.

En otros casos se trata de gente que actúa con superioridad y humilla a quienes tienen en su entorno, criticando sus opiniones y nunca valorando sus aportes. Tampoco faltan los que se encargan de halagar de forma excesiva, buscando inflar el ego de la persona a la que buscan vampirizar. En el fondo, sólo están tratando de estar junto a ellos para ver si pueden sacar algún beneficio propio.

Aunque también hay casos de personas que roban la energía de los otros pero sin tener esta intención. ¿Cómo hacer para identificarlo? ¿De qué modo uno se puede proteger de la influencia de ellos? Entremujeres consultó a Susana Sanchez y Ricardo Carrera, metafísicos y especialistas en terapias de psico-energía asistidas, para que respondan estas preguntas.

¿Realmente es tan usual este tipo de influencia negativa?

El verdadero vampirismo, el energético, es mucho más común de lo que se cree y se produce cuando una persona le roba energías a otra. Cuando se produce de forma consciente es más peligroso, pero también se puede dar de forma inconsciente.

En una entrevista mencionaron que los niños y los ancianos suelen, por distintos motivos, absorber la energía de la gente que está en su entorno. ¿Eso sería un caso de vampirismo inconsciente?

Eso es correcto. Los niños lo hacen, sin querer, porque necesitan mucha energía para llevar a cabo sus actividades. Por eso buscan, de modo totalmente natural, fuentes alternativas que se sumen a la tremenda cantidad que ellos mismos generan. ¡De ahí que canse tanto cuidar niños pequeños!

Los ancianos también toman energía de su entorno pero, a diferencia de los niños, lo hacen para autoabastecerse porque no tienen suficiente. A todos nos ha pasado alguna vez que visitamos a un anciano o anciana y lo encontramos caído y sin energías. Cuando nos vamos, la persona termina viéndose rozagante, y nosotros, exhaustos.

¿Qué otro tipo de personas puede, también, comportarse como vampiro de la energía?

yufpynt

Otro ejemplo clásico es el de los matrimonios con edades muy diferentes.  Tal es el caso de Hugh Hefner, dueño de Playboy. Él mantiene su propia energía vital proveyéndose de la que le aportan sus jóvenes parejas. Y eso siempre tiene efectos rejuvenecedores. En general, en este tipo de parejas no hay víctimas ni victimarios, porque la persona joven acepta ser vampirizada energéticamente, a cambio de un muy buen pasar económico.

En ese caso podría decirse que es una elección, pero cuando no es así, ¿de qué manera uno puede protegerse?

Lo primero es saber que el fenómeno existe. Tener bien en claro que el “no creer” no nos defiende en absoluto de sus efectos nocivos. Tenemos que dejar absolutamente en claro que tanto quien “cree” como quien “no cree” son ignorantes del tema en cuestión. Lo único que cambia en ellos es la buena o mala predisposición frente a ese tema.

Cuando percibamos que somos víctimas del vampirismo energético, la mejor defensa es mantenernos a una distancia mínima de 1,5 metros de la persona que la ejerce. Es prácticamente imposible que a esa distancia mínima, el fenómeno se produzca. Y, por supuesto, hacer siempre caso a nuestra intuición, eso decir a lo que percibimos más allá de nuestros cinco sentidos materiales. Esa percepción nace con nosotros, y es algo que de niños manejamos muy bien. Pero, lamentablemente, el mundo materialista nos enseña desde chicos a utilizar cada vez más la razón, en desmedro de la intuición.

La distancia puede funcionar cuando se trata de gente con la que no tenemos que interactuar con frecuencia, pero ¿qué pasa cuando quien ejerce ese vampirismo es un compañero de trabajo, por ejemplo, que se siente al lado nuestro y del cual no nos podemos alejar? O bien, ¿qué ocurre en el caso de nuestros hijos o de un familiar anciano al que debemos cuidar? ¡En esos casos no podemos ni queremos poner distancia!

Si se trata de un hijo es la ley de la vida. También nosotros vampirizamos las energías de nuestros padres cuando éramos chicos, y la cadena continúa. Pero muy distinto es el tema, cuando se trabaja cuidando niños o ancianos. En estos casos, lo mejor es instruirse en la apertura y cierre de chakras. Son ejercicios muy fáciles de hacer. Sugiero tomar un curso de Reiki, o cualquier otra técnica similar que permita controlar el flujo de energías por los chacras.

Lamentablemente, es poca la gente que desarrolla ese tipo de tareas que tiene suficiente conocimiento sobre la espiritualidad y el manejo de energías, como para autorregular sus flujos de energía. En Estados Unidos ya se incorporaron las terapias de energías en más de 2.000 clínicas y hospitales, donde permiten armonizar a los profesionales y a los pacientes antes de una intervención quirúrgica. De ese modo se aseguran que las personas cuenten con la mejor condición energética posible, algo que influye decididamente en el resultado de una intervención de ese tipo

Creo que es muy importante difundir estas cuestiones. Primero, para que la gente sepa que el vampirismo energético existe y que con algunos ejercicios prácticos, de apertura y cierre de chakras,  se puede controlar.  Además, este tipo de técnicas básicas en manejos de energías nos van a servir también cuando estemos en sitios altamente contaminados, como cementerios, hospitales, lugares de diversión nocturna, etc. En estos lugares el riesgo no es el vampirismo, sino que las energías densas características de esas actividades se nos impregnen, del mismo modo en que caminando por el barro éste se nos pega en los zapatos y pantalones.

Siempre pensé que hacer lo que nos gusta  es una buena manera de estar protegidos. ¿Esto es así?

La mejor forma de tener una excelente energía es vibrando en la vibración que nos es propia. Eso se llama armonía. Y para vivir en armonía ayuda realizar las actividades que vos citaste: lo que nos gusta, así como llevara delante rituales que conozcamos y nos hagan bien. La mejor sugerencia es trabajar en nuestra evolución espiritual. Para hacerlo, necesitamos incrementar nuestros conocimientos y nuestra moral, que son componentes de la sabiduría. Cuanto más sabios seamos, más vamos a acercarnos a vivir en armonía.

Larvas o parásitos astrales

4430738876_b2f859298e

Las larvas astrales son como una especie de “insectos” o “larvas” con energía negativa que contaminan el ambiente o aura y se alimentan de tu energía debilitándote y creándote vicios. Se forman por emociones negativas como un choque o shock emocional, pero sobre todo por acontecimientos desafortunados.

Cuando te rodean pensamientos negativos o de baja vibración, puedes llegar a sentirte bastante mal con tu estado general, debido a una baja frecuencia de vibración (vibrando alto las vibraciones inferiores no pueden afectarte). Si las larvas astrales atacan desde el plano emocional, el mental y el espiritual, afectan al cuerpo cuando estás en un proceso bajo (depresión, enfermedad, rabia etc.) dando lugar a las larvas emocionales (percibidas como pequeños gusanos o larvas).

Las larvas astrales se nutren de tu energía debilitándote y dando lugar a ciertos síntomas y malestar en tu día a día. Para cuando quieres darte cuenta tu vida comienza a verse afectada y notas un gran peso que arrastrar, se dan situaciones densas regularmente y que hacen que te mantengas en un estado profundo de malestar físico y/o emocional.

Cómo detectar larvas astrales

Las larvas astrales se alimentan de tu energía vital o cuerpo etérico manipulando tu mente para que tengas ciertos antojos o vicios o caigas en ciertos traumas como trastornos energéticos o de personalidad, depresiones y demás en el peor de los casos.

Aunque no es frecuente tener larvas astrales podría estar sucediéndote, y aunque más raro es apreciar ciertos síntomas más graves podría suceder, así que es importante identificar una serie de patrones negativos que se repiten en tu vida y así poder eliminarlas cuanto antes de tu vida.Las larvas astrales hay que tomárselo con la importancia que debe.

larvas.jpg

Qué síntomas podemos percibir

Puede que estés teniendo larvas astrales o alguna de las personas que te rodean las tenga,y sin embargo no te estés dando cuenta de este hecho. Por eso, comentamos algunos de los síntomas más frecuentes, aunque puede haber alguno más y no tienen que darse todos a la vez:

  • Te cuesta salir adelante aunque lo intentas con empeño
  • No encuentras las cosas cuando las necesitas por mucho que las busques
  • Te siguen los insectos, te persigue una corriente de aire frío
  • Sufres de ansiedad, depresión, sientes opresión, tienes sueño inquieto, miedo repentino
  • Tu comida se pone agria fácilmente
  • Tienes estrés, notas cansancio, antojos que no son sanos
  • Intentos o tentaciones de suicidio, abusas de sustancias psicoadictivas
  • Automutilación

Si tienes alguno de estos síntomas y no se lo puedes atribuir a ninguna otra cosa, puede que tengas larvas astrales aunque no necesariamente. Hay que mirar el contexto, y descartar otro tipo de patologías.

Factores de riesgo de larva astral

Hay muchas razones por las cuales las larvas astrales pueden aparecer, sin embargo hay algunos factores de riesgo principales a considerar, que son:

  • Algún evento traumático o inesperado como la muerte de un familiar cercano o amigo
  • Aborto, adicciones, Líneas telúricas, Cirugía, las envidias
  • Pensamientos negativos o baja vibración. Ejemplo: relaciones tóxicas, depredadores emocionales,estrés, etc. En general, personas, pensamientos o lugares que nos generan mal estar o ”mal rollo”.
  • Rodearse de personas negativas o que no desean el bien
  • Suciedad en la casa, restos de comida sobre la mesa
  • Al practicar mucho una habilidad o magia, ya que desgasta energía

Cómo destruir la larva astral: se recomienda que cierres los siete chakras del cuerpo humano, o detectarás tú o un terapeuta especializado aquel chakra bloqueado que podría ser víctima de algún tipo de ataque. Algo que resulta muy sencillo es reducir el nivel de sangre en la cabeza para que se acumule en otras partes inferiores del cuerpo o haciendo tareas mundanas o dándote un baño con sal. También debes neutralizar el efecto de los vampiros emocionales.

Formas de limpiar larvas astrales son:

  • Pasarse un huevo por todo el cuerpo y después tirarlo
  • Limpiarse con el humo de incienso de sándalo, ruda o romero por todo el cuerpo
  • Visualizar fuego violeta, utilizar cuencos tibetanos
  • Hacer sesiones de reiki para limpiar larvas astrales
  • Poner gemas de hematita o rosa del desierto debajo de tu almohada y descargarlas cada semana
  • Darse baño en agua de sal marina y usar jabón de ruda hasta que desaparezcan los síntomas
  • Repitiendo el gayatri mantra 108 veces cada día

Recurre a la que más te apetezca o la que pienses que te puede dar mejores resultados. Todas ellas, son buenas técnicas para liberarte de las larvas astrales que te asedian y se hacen con tu energía. Puedes también acudir a especialistas en la materia que te ayuden a deshacerte de ellas.

Limpiar larvas con azufre

Una de las formas más comunes de limpiar larvas astrales es recurrir al azufre. Se puede hacer de diferentes formas: aplicar una barra de azufre por todo el cuerpo, ponerla en la almohada o utilizar azufre en polvo en el zapato. Si quieres también puedes quemar incienso por la habitación, mucho mejor empapado en alcohol para así quemar las larvas.

Ritual para eliminar las larvas astrales: hay muchas acciones que puedes tomar para eliminar las larvas astrales de tu vida, aunque también te aconsejamos un ritual con el que podrás hacerlo fácilmente y que da buenos resultados:

  • Cuando la luna esté en primera luna llena, pon agua y sal en un pocillo
  • Disuelve la sal
  • Pon la piedra o cuarzo en el pocillo con sal disuelta en agua
  • Pon esto debajo de tu cama 7 días
  • No toques la piedra, ni nada, esos 7 días
  • Envuelve la mano en una bolsa y pon la piedra en ella sin tocarla
  • Lleva la piedra a un lugar lejano desierto, o a la basura
  • Purifica tu alma todos los días antes de dormir y con una ducha

Beneficios de limpiar larvas astrales

Ya que las larvas astrales, son perjudiciales para ti en muchos aspectos, notarás una buena cantidad de beneficios tras haber limpiado las larvas astrales. Esto es debido a que eliminarás los síntomas y las consecuencias de estas energías negativas.

  • Sensación de calma y claridad mental
  • Las tensiones internas se reducen
  • Tienes una mayor sensación de paz, felicidad y amor
  • Mejora tu vida en todos los aspectos
  • Tienes una conciencia espiritual elevada
  • Desaparecen tu relaciones improductivas
  • Se eliminan todos los síntomas que te producen